A.M.P

02 de June de 2020

239

Mario Julio Perez nos abre las puertas de su patio

Nos abre las puertas de su cuadra el entrenador mas longevo en activo que tenemos en España, nacido en Buenos Aires, Argentina, jugador de baloncesto donde incluso llego a jugar con su selección nacional, y que lo dejo todo por un sueño. Su pasión, su hobby, las carreras de caballos. Emprendió viaje rumbo a España con su mujer Marta, fallecida hace 6 años y ahora 36 años después continua con esas mismas ganas. Guerrero y peleón como jugador y también como entrenador, habla de forma clara y directa, no tiene muchos o ningún pelo en la lengua lo que muchas veces le ha generado algún problema pero él es así, claro y directo mas allá de lo que se pueda pensar sobre él. Actualmente tiene 6 caballos, ha sobrevivido a dos cierres del hipódromo y ahora nos da su impresión sobre la crisis del Covid-19 y de lo que más le gusta hablar, de las carreras de caballos.

 

Muy buenas Don Mario Julio Perez, lo primero como estamos de salud?

Bien, por suerte, acabo de realizarme unos análisis porque tengo intención de viajar a San Sebastian el próximo miércoles y nos obligan a pasar los tests del Covid-19. Salió todo bien. Seguimos en la lucha


¿Qué tal se ha vivido desde la cuadra estas semanas durante la crisis del covid-19?

Bueno con la obligación de tener que salir a trabajar para seguir cuidando a los animales, salía de casa con la misma rutina que siempre para estar en la cuadra a las 6 de la mañana, volvía para casa, compraba el pan, comía y sobre las 5-5:30 me volvía a la cuadra, la verdad que tratando de no pensar mucho porque se veía mucha gente enfermando y muriendo. Intentando evitar cualquier problema pero pienso que si el señor de barba te llama y te dice que toca ir para arriba pues te toca, yo tengo 77 años y he vivido mucho así que si me tocaba, me tocaba pero la verdad que intentando no pensar mucho y poner la cabeza en la pista y en los caballos. El mayor miedo que he tenido estos meses era la incertidumbre de pensar si vería carreras de nuevo porque el problema era a nivel mundial.

 

 ¿Has tenido alguna variación en la forma de trabajar o algún cambio a la hora de salir a la pista? 

La recomendación era la higiene, a mí me vienen a montar dos personas y hemos intentado mantener las recomendaciones entre nosotros, eso es fundamental, tratando de mantener la normalidad en la pista. He sacado a mis caballos todos los días con la idea de estar listo. Al final yo tengo unos propietarios que me pagan para que entrene y eso he intentado para que luego no lleguen los apuros por mantener los animales suaves, al trote, por toda la incertidumbre que se ha generado todo este tiempo. Muchos comentaban que quizá no habría carreras hasta octubre. Al final los caballos son atletas y tienes que mantener el entrenamiento, por suerte las carreras regresan ya y puedo decir que tengo los caballos listos. Cada entrenador al final tiene su propio librillo y en esto no gana el que más sabe, gana el que menos se equivoca.

 

Cuéntanos como llega Mario Julio Perez a España, ¿Cómo fue la decisión de venir?

Bueno a mí me habían hablado de la revista El Caballo que estaba en Barcelona y me habían comentado para ir de asesor a un nuevo hipódromo que se quería desarrollar en Manresa la verdad que el proyecto era precioso, recuerdo los carteles sobre el terreno donde se iba a construir hasta que la Generalitat dijo que no se podía desarrollar el hipódromo porque no había ley de juego, así que por desgracia el proyecto se cancelo. En ese momento un amigo mío Miguel Sarachi, con el que había sido socio en varios caballos en Argentina, me comento que se venia para España a entrenar a los caballos de Ramon Mendoza y me dijo que me viniera para Madrid así que me vine de asistente suyo.


¿Cuándo decides dar el paso al mundo del caballo? Tú eras jugador de baloncesto, ¿por qué lo caballos?

 (Se ríe), Yo tenia la desgracia de vivir enfrente del hipódromo de Palermo amigo, A los 16-17 años ya entraba a ver los entrenamientos, asi fue, que los 18 años me compre mi primer caballo con Miguel Sarachi, siempre estaba con los jokeys, no paraba de ver los entrenamientos. En aquel momento jugaba para el club Villacrespo y recuerdo que aquella pretemporada entrenábamos por la mañana y por la tarde y el resto del día lo pasaba con los caballos. Jugué hasta los 32 años hasta que una lesión de menisco me hizo dejarlo, primero intenté ser entrenador de baloncesto con inferiores pero me di cuenta que no tenía paciencia, yo no era un jugador de marcar muchos puntos, marcaba 4-6 puntos por partido pero jugaba todo el partido, era muy competitivo y peleón, no paraba de correr. Tuve la suerte de jugar con la selección argentina de los 25 a los 29. No me fue mal, gracias a eso pude ganarme la vida y tener algunos caballos a medias con Miguel.

 

¿Cómo fueron esos primeros momentos con Miguel y la Cuadra Mendoza? 

La verdad que Miguel era un gran entrenador, me gustaba mucho, aquí no tuvo suerte, en Argentina se entrenaba velocidad, velocidad pura y recuerdo hablando con el y decirle que aquí en Europa es distinto, se entrena mas en potencia, pero el siguió entrenando como lo hacia en Argentina y quizá eso hizo que no le fuera tan bien como le tenia que haber ido. Aun así pudo ganar la Copa de Oro con La Novia pero bueno Ramon Mendoza que era muy exigente, no le renovo el contrato de un año que había firmado.

 

Y que paso después…

 Me había hecho muy amigo del Señor Ruiz, de la cuadra Santander, que siempre me decía que me tenia que sacar la licencia para entrenar, pero claro, hacían falta 6 caballos para poder tenerla, y el solo tenia dos, así que él hablo con Páramo que en ese momento tenia los caballos con Ramon Avial y me los dio a mi para que pudiera sacarme la licencia. Y ahí empezó la lucha, gane mi primera carrera con una yegua que se llama Blue Night que la compramos en una carrera de venta, pertenecía al Haras de Luján de la familia Cano, y la dimos un descanso porque la yegua estaba un poco atacada y a los dos meses cuando la corrimos ganó, ganó con Jose Carlos Fernandez, si que hace tiempo ¿verdad?. Y así empezó todo, después tuve un gran propietario como Félix Sanz para entrenar a la Cuadra Madroños, tuve mucha suerte con él, compramos buenos caballos y yeguas y ganamos muchas carreras, pero bueno un día decidió llevarse los caballos, así son las carreras, tenía 14 conmigo, eran muchos caballos. Por suerte tuve otros clientes y fui teniendo caballos, recuerdo llegar a tener hasta 40. Después llego el cierre del hipódromo, que la verdad fue muy dura para todos, después llego Sarasola, y te diré que incluso estuve una temporada sin entrenar y terminé trabajando de comercial en la empresa Felix Sanz.

 

Eso te quería comentar, esta no es la primera crisis a la que haces frente desde que llegaste a España…

No, hasta dos veces se ha cerrado el hipódromo, ya sabemos que el caballo de carreras nunca ha sido una industria, es más un hobby de alguien que le gusten los caballos, si aquí tienes un buen caballo, un caballo bueno de verdad lo tienes que llevar fuera, en Francia si ganas una carrera buena con un yegua automáticamente toma un muy buen valor para venderla o para criarla, pero aquí es más la diversión de ver a tus caballos, ojalá esto pueda cambiar algún día y ojalá lo pueda ver pero de momento está complicado.

 

77 años y se te ve todavía con muchas ganas

Bueno, algún día llamaran a mis propietarios y les dirán que he tenido un infarto y que me he ido, pero bueno mientras tenga lucidez y tenga caballos en la llegada, por suerte no me duele nada, todos los días llego a la cuadra sobre las 5:30 mas o menos y preparamos a los caballos para bajar a la pista y me bajo caminando que ya tiene un tironcito, el problema es la vuelta que tiene algo de cuesta arriba (se ríe), a mi edad te tienes que cuidar, yo no bebo ni fumo, al final mi satisfacción es estar con mis caballos, sobre todo por la tarde que estoy solo y tengo mi charla con los bichos (los caballos), por ahora la verdad es que me siento bien.

 

Hagamos un pequeño repaso, ¿Mejor cuadra a la que has entrenado? 

 La verdad que con la Cuadra Madroños disfrute mucho. Tuvimos muy buenos caballos.

 

Has entrenado muchos caballos, ¿de cuales te acuerdas especialmente?

Tengo un par de machos y un par de hembras en mi cabeza, todos comprados y domados por mí. Recuerdo Volapie que llegamos a correr la Mijas Cup en su época, Apaa era un caballazo, muy divertido y Radikal que a dos años demostró que era un gran caballo, pero que por desgracia hubo que sacrificarlo por unos problemas en el casco.

Y de las yeguas me quedaría con Kathlen, y Jacira de la cuadra Madroños que fueron muy buenas yeguas y por último de esta última etapa Alternativas que tuvimos mucha suerte de que la respetaran las lesiones y de terminar ganando el Gran Premio de yeguas.

Estos fueron algunos de los caballos que más recuerdo, pero la verdad que lo que más me ha gustado siempre es comprarlos yo mismo y domarlos, al final te haces responsable al 100% del resultado y si te equivocas pues asumes toda la responsabilidad. Los caballos son muy difíciles, te hacen equivocar mucho.

 

¿Un jockey en España?

Pues de todos los que he visto, que he visto muchos y buenos me quedaría con Cristo Medina, por su categoría por saber llevar al caballo en el recorrido. Y después de los que han venido me gustó mucho Santiago Calle que tenía la virtud de sacarte el rendimiento del caballo sin tocarle.

 

¿La carrera que has ganado y que te hizo más ilusión?

Pues mira recuerdo que mi amigo Julio Martinez tuvo un positivo y le suspendieron 6 meses y me hice cargo de sus caballos, antes no podías pisar el hipódromo, así que él me decía y  yo le informaba todos los días pero los caballos estaban en mi cuadra. Y gane el Blasco con Socram y también ganamos el Principe de Asturias con un potro de Jorge Antonio que fueron dos grande premios que gané con caballos que yo entrenaba pero que nunca me puse la medalla y a los 6 meses se los volvió a llevar Julio. Y por supuesto en los últimos tiempos me acuerdo mucho del gran premio de Alternativas, una yegua nacional que compramos por 4.000 € y que después de ganar su hándicap con 61 kilos y de la forma en que gano decidimos inscribirla en el gran premio de yeguas, nos jugamos la pateada, y la verdad que nos salió muy bien, con un Jose Luis Martinez que hizo la monta perfecta y ganamos. Fue un bonito día, pero no se me quitaba de la cabeza que 12 meses antes habíamos ganado en Pineda (también con JL Martinez), el recorrido con ella fue precioso.

 

Ese caballo que viste en el patio de otro compañero y que te hubiera gustado entrenar?

Te voy a decir, tú ves el lote de Fabre, como yo tuve la suerte de verlos durante 12 días en Francia, y claro, te quedas con todos, pero nunca he mirado mucho lo de los demás, imagino que Fabre cuando vea a Enable seguro que también le gustaría tenerla, pero creo que en el turf esa competencia en muy bonita. Y además tuvo la suerte de batirla con un caballo que adora el barro y que justo encontró una pista para batirla el día indicado.

 

Eres el entrenador más longevo en activo, ¿Cómo ves a los nuevos preparadores? 

En España siempre ha habido muy buenos entrenadores, recuerdo a Juanje Ceca, Garcia, Angel Imaz, Miguel Alonso, era muy difícil ganar carreras, pero creo que se entrenaba de otra manera. Recuerdo un argentino que se llamaba Julio Martinez, que trabajaba con Mendoza y era un gran entrenador o el mismo Enrique Beduret, comparar épocas no es fácil, a los jóvenes de ahora se les ve algo mas nerviosos, tienen mucho compromiso, tienen propietarios fuertes que les compran caballos importantes y claro, te obliga a demostrar, siempre digo que el buen caballo hace bueno al entrenador, si aciertas y ganas con él, ya pasaste a ser buen entrenador, pero como te equivoques, ahh amigo… Por eso siempre me ha gustado comprar a mis caballos.  

 

Háblanos de tu cuadra, esta semana corres a tres 

Si, así es, tengo cuatro tres años y dos caballos de cuatro años que compramos en la subasta de caballos en entrenamiento. Tengo mucha ilusión en un tordo (Girón, corre en la segunda carrera) que me debuta este miércoles, que espero me demuestre en la pista lo buen caballo que pienso que es. También tengo un alazán (Untitled) hijo de Lope de Vega que ya casi lo tengo listo, lo tengo matriculado el día 10 en SS, hemos tenido mucha paciencia con él y es un caballo que me encanta, me recuerda mucho a Apaa. Luego tengo dos potritas (ambas corren en la tercera carrera), una hija de Equiano se llama Yulia que recién la empiezo a ver bien, aún sigue un pelín torpe pero espero que se gane su pienso y a Veleta, una yegua con un físico espectacular, que entrena muy bien pero me estaba corriendo mal, vamos a verla en SS, la quiero tener paciencia porque creo que no es mala yegua. Y por ultimo los dos viejos, Super Eva y Gospodin que creo que son areneros, sobre todo la yegua, es pisar la arena y se transforma. Veremos que calendario podemos encontrar para ellos, como queda el calendario aquí en Madrid o quizá correr en Sanlucar. La verdad que estoy contento con lo que tengo, además estoy esperando otro potro que viene después de una larga lesión y espero que poco a poco vaya poniéndose en marcha.

 

¿Cuál crees que podría ser el futuro de las carreras en España?

No es nada fácil, pero quizá una empresa privada, que este saneada y por supuesto el juego exterior. En Francia vas a un hipódromo y aunque está vacío si miras su bolsa para cada carrera alcanza el medio millón de euros, Longchamp se alquila para conciertos y eventos todo el año. Uno de los mejores restaurantes por su vista que he estado en mi vida es el del Hipódromo de Madrid y ahí lo tenemos cerrado, en la época del señor Gonzalez y Machín, ese restaurante pagaba buena parte de los gastos del hipódromo. Y ojo, que hay que agradecer la pelea y la lucha que se está teniendo para sacar las carreras adelante con tanto parado, así que no estamos en condiciones de pedir más.



 



PRONOTURF ®